¡CUIDADO! TUS HIJOS Y LAS REDES

20 608-3

Es sabido que un gran porcentaje de adolescentes usan teléfonos inteligentes…¿Con Internet, juegos, cámaras y redes sociales? Esa es la parte buena.

La mala es que por las redes se ofrece drogas, pornografía y más.

Por el bienestar de nuestros hijos, vale la pena usar la tecnología para protegerlos, colocando en los dispositivos aplicaciones. Muchos dirán, que invadimos su privacidad, pero la vida, salud emocional, y su integridad bien merece hacerlo.

Les comparto aplicaciones para padres que sirven para rastrear la actividad de los hijos. Las cuales envían alertas de ubicación, registro de llamadas, mensajes y mucho más.

TeenSafe, pide a los padres que les expliquen a sus hijos que están siendo vigilados, pero puede funcionar de forma encubierta y mostrar lo que postean los niños en redes sociales, mostrar mensajes de texto borrados y mensajes enviados a través de aplicaciones populares como Kik, WhatsApp y Snapchat.

MamaBear puede controlar la velocidad de conducción o de  movimiento de un vehículo si el hijo viaja como pasajero. Se usa para poner en contacto a familias enteras y enviar alertas cuando alguien está conduciendo por encima del límite legal o ha salido de una zona establecida previamente.

No se puede usar de forma encubierta. MamaBear puede rastrear a sus padres y a su hijo que no tiene teléfono pero usa un iPod Touch.

“Acosadores”

Los adolescentes suelen ser mejores usando la tecnología que sus padres y aplicaciones como estas pueden crear un juego del gato y el ratón en el que los niños intenten eludir los ojos vigilantes de sus padres, pero las aplicaciones están preparadas también para esto: si tu hijo no te devuelve la llamada o apaga el teléfono, puedes inutilizar el teléfono de forma que solo funcione para llamar a mamá o papá.

Los servicios de monitoreo de smartphones, son legales en Estados Unidos, siempre que el niño vigilado sea menor de 18 años o el empleado haya dado su consentimiento. Se aconseja a los padres que utilicen contraseñas complicadas.

Una mujer explicó la historia de su hijo de nueve años, aprendió de otro chico mayor cómo evitar el control de sus padres sobre el teléfono utilizando una contraseña frecuente en su familia. “En pocos minutos había buscado la palabra sexo en Google y estaba en una página pornográfica”,”Vio cosas que esperábamos que no viese durante al menos los siguientes 7 años”. La tendencia será que los adolescentes apaguen sus teléfonos, pero no funcionaría.

Las aplicaciones que se están creando alertaría a un grupo de padres si los niños en un círculo de amigos apagasen todos sus teléfonos, y avisaría de su localización geográfica, es decir, arruinaría la fiesta.

No queremos que nuestros hijos crezcan en una burbuja, pero no podemos ignorar la realidad. Aprovechemos esta tecnología que puede salvar hasta sus vidas.


giovanimunoz Giovanni Muñoz

www.agenciactiva.net

www.agenciactiva.ga

ag.activa@gmail.com