MIAMI DADE Y EL ANALFABETISMO CÍVICO

Los floridanos acudirán a las urnas el 30 de agosto para votar importantes cargos públicos y resoluciones que podrían decidir el curso de muchos asuntos pendientes en nuestra sociedad.

El alcalde que resulte electo para el Condado de Miami Dade, será el administrador principal de esta ciudad, que gerencia 26 mil empleados y maneja un presupuesto de 7 mil millones de dólares anuales.

Es el cuarto gobierno local en tamaño y población de todo el país

Entre los cargos públicos destaca la alcaldía de Miami-Dade, Carlos Giménez el actual alcalde se enfrentará en su aspiración a la reelección a Raquel Regalado, miembro de la junta escolar condal, el colombo-americano Alfred Santamaría, quien fue miembro del equipo de trabajo del excongresista David Rivera y además figuran el expresidente del Partido Demócrata en Miami-Dade, Benjamin John “B.J.” Chiszar, el empresario Frederick Bryant, el jubilado Miguel Eizmendiz, y el economista Farid Khavari.

Si uno de los aspirantes logra superar el 50% de la aprobación de quienes acudan a las urnas el 30 de agosto, no habrá necesidad de realizar una segunda vuelta el 8 de noviembre.

1Untitled-1

Además se elegirán siete comisionados que apuestan por cuatro años. El asiento senatorial republicano de Marco Rubio, llegó a tener cinco aspirantes demócratas y nueve republicanos, sin embargo, Rubio se perfila como el favorito del Partido Republicano a elegir el 30 de agosto, frente a un Carlos Beruff desafiante, apoyado por el gobernador Rick Scott. Del bando demócrata, resalta el congresista Patrick Murphy con mayores  posibilidades, seguido por el también congresista Alan Grayson.

El creciente sector de los que se auto definen independientes y de los que votan no por ideología, sino por el estomago y el bolsillo sigue en aumento.

La situación de crisis económica financiera y monetaria se ha hecho sentir en el Condado con características muy peculiares como es el alto costo de la renta y la baja relación precio-calidad en la compra de vivienda, los bajos salarios y la cantidad de recién graduados universitarios que no encuentran empleos categorizados dentro de sus estudios y los mantiene con un alto nivel de deuda.

Razones como esta hacen que la asistencia a las urnas de votación se prevé sea muy baja y el nivel de abstencionismo alto, el nivel de confianza y aprobación hacia la gestión de las instituciones públicas son muy bajo y los sentimientos de insatisfacción e inseguridad afloran constantemente en la mayoría de los ciudadanos miamenses.

Todo lo anterior hace que la mayoría de la población del condado , ni siquiera conoce que se celebran esas elecciones el próximo 30 de agosto, no saben ni siquiera cuales son los puestos públicos que se votarán y llegará ese día y ni siquiera se enterarán quien será su próximo alcalde por los 4 años venideros.


4 Delia Fernandez

Editora en Jefe

deliafedz@hotmail.com