Los Cachorros terminan la maldición de la vaca.

Los Cachorros y unos cinco millones de fanáticos, festejaron con un desfile desde Wrigley Field y una concentración multitudinaria en el parque Grant, frente al lago Michigan, el primer título de Serie Mundial del equipo en 108 años. La última vez que los Cachorros habían disputado el Clásico de Otoño fue en 1945.

dt-common-streams-streamserver

Los Chicago Cubs hicieron historia al ganar la Serie Mundial de béisbol ante los Cleveland Indians tras 108 años sin levantar un título. El equipo consiguió remontar la serie y lo hizo a domicilio: ganó 4 a 3 en el estadio de los Indians de Cleveland (Ohio).

Cachorros se convirtió en apenas el sexto equipo en la historia de las Grandes Ligas que remonta una desventaja similar en el Clásico de Otoño y el cuarto en alcanzarlo en patio ajeno, un Progressive Field, abarrotado por más de 38 mil fanáticos.

Ben Zobrist fue considerado el jugador más valioso de la serie mundial dio doble impulsador de una carrera para poner el partido 7 a 6
La ciudad de Chicago, donde los Bears de fútbol americano llevan décadas sin ilusionar, y los años de gloria de los Bulls de baloncesto de Michael Jordan quedan lejos, los Cubs, los menos esperados, rompieron expectativas y devolvieron una sensación de victoria olvidada a la ciudad haciéndoles vivir un fin de semana de gloria.

Antes de llegar al parque Grant, muchedumbres de fanáticos de todas las edades, la mayoría vestidos con los colores azul y blanco del equipo, aclamaron al equipo en una caravana que llevó a los jugadores por Lake Shore Drive. El ambiente era festivo, ayudado por un clima cálido y soleado.

A bordo de los buses de dos pisos, algunos jugadores posaban para los fotógrafos, mientras otros levantaban a sus hijos y disfrutaban con sus familias. El jardinero central Dexter Fowler tenía un habano mientras llegaba al rally, que algunos fanáticos catalogaron como “la fiesta del siglo”.