Trump presidente electo. ¿Gana el candidato con más votos?

En lugar de elegir a un presidente con base en cuántos votos reciben, los Padres Fundadores establecieron lo que se conoce como el Colegio Electoral. Cada estado tiene un número de electores igual al número de congresistas y senadores que posee… y mientras más grande es el estado, más electores tienen.

Tú voto no elige al presidente, lo hace el colegio electoral, integrado por 538 electores o compromisarios de todos los estados. Esa cifra es igual al total de senadores y congresistas (100+435) del país y los tres representantes del Distrito de Columbia, en Washington.

El sistema electoral norteamericano prioriza el voto electoral por encima del popular, lo que significa que en estas presidenciales de 2016 Hillary Clinton superó en casi 167.000 votos populares a Donald Trump, sin embargo no será presidenta ya que  Trump ganó claramente en votos electorales (279 frente a 218 de Clinton).

elecciones-en-eeuu-2016-2298523w620Donald Trump será el próximo inquilino de la Casa Blanca, el presidente número 45  quien  justo después de proclamarse vencedor ha sacado a relucir su lado más conciliador después de haber llevado una campaña, insultante,  incendiaria, hostil y xenófoba.

Los republicanos mantienen su mayoría en el Senado, lograda en las elecciones parlamentarias de 2014, tal y como apuntaban los pronósticos en la Cámara de Representantes  también sigue la misma relación de fuerzas, con lo que ahora les da un amplio poder durante los próximos años.

Lo cierto es que Trump, el magnate inmobiliario ya no es un devenido  outsider que pateó el tablero político de Estados Unidos y lideró un movimiento contra el establishment de Washington, incluido el propio Partido Republicano,  ahora es el próximo presidente electo quien  terminó por darle forma a un histórico y contundente triunfo.

160224213038_sp_trump_nevada_624x351_reuters_nocreditA pesar de sus insultos , las acusaciones de acoso sexual en su contra, las polémicas declaraciones públicas o privadas,  las críticas por el mensaje xenófobo, racista y nacionalista de su campaña,  el rechazo del propio Partido Republicano, la prensa y el establishment político y económico del país , supo tocar  una fibra en la sociedad de Estados Unidos , construyendo  un movimiento formado, mayoritariamente, por trabajadores blancos, sin título universitario, que se han sentido relegados y dejados de lado por el progreso del país en los últimos años, cultivó un  mensaje populista y proteccionista, en contra de los acuerdos de libre comercio, prendió muy bien en el norte y el centro del país, el ya citado Rust Belt, la región que más ha sufrido el éxodo de fábricas que provocó la globalización y la pérdida de empleos por los avances tecnológicos.

Los hombres y mujeres olvidados de este país no volverán a ser olvidados”, prometió Trump, en su discurso de victoria, consciente de que esa fue su carta de triunfo.

Que Dios bendiga a los Estados Unidos de América,  ya que cuando asuma la presidencia, Donald Trump se convertirá en el líder de la primera economía mundial y el comandante en jefe del ejército más poderoso del planeta.