“CUATRO ESTACIONES EN LA HABANA, SERIE DE NETFLIX CON SABOR A ARTE.

La espiritualidad humana por encima de la acción y los efectos especiales Cuatro estaciones en La Habana,  estreno del mes de Diciembre en Netflix  en los más de 190 países a los que esta plataforma ofrece servicio, incluido Cuba.

download-6La serie está basada en las cuatro novelas policiacas de Leonardo Padura y cuyo personaje principal es el detective Mario Conde, un bebedor insaciable, divorciado, noble y con muchos y fieles amigos.  Un hombre que abandonó su carrera de escritor para convertirse en policía. Sufriendo  el calor va por la vida combatiendo su destino, haciendo lo que tengo que hacer, pero nunca lo que realmente quiero hacer. Desencantado,  profundamente melancólico, es un gran lector y con una astucia y unas premoniciones muy peculiares y cuyo única compañía es un pez llamado Rufino.

Las historias corresponden a la tetralogía literaria comprendida por Pasado Perfecto, Vientos de cuaresma, Máscaras y Paisaje de otoño y son un testimonio, una crónica, de  lo que ha sido la vida cubana reciente y  de una serie de personajes que viven esa realidad de manera cotidiana.

cuatroestaciones122016Además de las investigaciones criminales sobre las que gira cada capítulo hay una muestra de  instituciones gubernamentales salpicadas por la desidia, élites cómplices de los negociados, mujeres fatales, música de jazz y bares de mala muerte que giran alrededor de su protagonista: un investigador en penumbras pero con una gran humanidad. Conde representa a una generación de cubanos que creyó en un proyecto de país que nunca llegó a ser y se alimenta mucho de la nostalgia. Es un nostálgico de mierda, como se define él en una entrevista.

Los actores Jorge Perrugoria, Carlos Enrique Almirante, Mario Guerra, Luís Alberto García y Juana Costa, entre otros, complementan el reparto de la miniserie.

La intención de Padura y su esposa era que no se perdiera el registro de las novelas y dejar que la realidad cubana se filtrara de manera natural. ¿Cuál es La Habana resultante? Una que enseña su lado más oscuro y pecaminoso. Hay corrupción, traficantes de todo tipo drogas e influencias, pero también el sueño de lo que pudo haber sido la revolución. Conde es un romántico que va lanzando frases a quien quiera escucharlo: La Habana de tanto decaer se fue a la mierda; Policías investigando policías. ¿Qué coño está pasando?.

imagesLa fotografía (a cargo del español Pedro J. Márquez) es uno de los puntos más altos de la producción. El tono es crepuscular y ajeno, las casonas descascaradas de los barrios viejos, y la peligrosidad de una ciudad cuando cae el sol. Las escenas de violencia se dan en escenografías inusuales y eso atrapa. Se plasma el día  y la noche de la ciudad y sus entornos. Se  vinculan los personajes, su lenguaje corporal, su comida y su manera de tener  sexo. Cuatro Estaciones en La Habana es, ante todo, una experiencia sensorial de despues de haberla visto se la recomendamos.

La serie, es una coproducción hispano-alemana-cubana, producida por Tornasol Films (El Secreto de sus ojos) y Nadcon Film (Millennium),y distribuida internacionalmente por Wild Bunch TV, cuenta con un total de cuatro episodios, dirigidos por el español  Félix Viscarret .  Padura hizo  la adaptación televisiva con la ayuda de su esposa la escritora Lucía López Coll y es  bastante fiel al guión literario.

LA REDACCION