LOS AIRES RECIBIRÁN NUEVOS VISITANTES

Aunque suene irónico, a veces los carros o las motos son demasiado lentos para transportarnos de un lado a otro. Sí, le estoy diciendo lento a un carro deportivo que puede recorrer las calles de cualquier ciudad a una velocidad de 100 kilómetros por hora o más. Las caricaturas solían simular automóviles que volaban, ¿recuerdan? Definitivamente era otra época.

Sin embargo, la tan conocida frase de el futuro es ahora, cada vez agarra más fuerza y lo digo por la cantidad de inventos que ya están creados pero existen únicamente como prototipos experimentales. Tal es el caso del eHang 184, el primer avión no tripulado capaz de transportar a una persona de hasta 100 kilos con su respectivo equipaje y una velocidad máxima de hasta 160 kilómetros por hora. Suena curioso, ¿verdad?

Inicialmente, cada tripulante escogerá el destino al que quiere llegar por medio de una pantalla táctil desde una aplicación descargada en su teléfono inteligente. Sus 4 propulsores con hélices horizontales hacen de este transporte algo innovador y llamativo. Ahora bien, el director de transportes y carreteras de Dubái, Matt al-Tayer aseguró que este no es solamente un prototipo pues estos aparatos harán vuelos regulares a partir del próximo de julio. También, Derrick Xiong, fundador de la firma china a la que pertenece este avión, afirmó que el eHang tendrá un valor entre los 200.000 y los 300.000 dólares.

Entretanto, la pregunta que está deambulando en la cabeza de quienes conocen este invento arraiga en la seguridad. Steve Wright, experto en aviación y sistemas aeronáuticos en la Universidad del Oeste de Inglaterra, le aseguró a varios medios de comunicación que la seguridad en este tipo de vehículos autónomos deberá ser la cuestión principal. También manifestó que es necesario que el vehículo cuente con más de 1.000 horas para que recién comience a transportar a cualquier persona. Finalmente, asintió que la forma en la que funcionan estos aparatos es sencilla pero, lo verdaderamente complicado, es crear sistemas que resistan al fracaso. Y tiene razón.

Entonces, este particular invento podrá ser de gran ayuda en caso de desastres naturales, emergencias médicas, turismo y hasta transporte urbano. No obstante, pensar en lo complicado que están haciendo los gobiernos la regulación de drones de menor tamaño, en cierta manera, perjudicará la certificación gubernamental y pública de este tipo de avión. Mientras tanto, imaginemos cuán rápido ha de ser transportarse de un lado a otro sin preocuparse por el tráfico y teniendo la certeza de que podrá llegar como pocos lo han hecho: por los aires.

Finalmente, las caricaturas de los años 80 o 90, están cobrando vida y bien sabemos que en poco tiempo, al eHang le surgirá una competencia bastante fuerte. En lo personal, me genera curiosidad cómo será esta batalla entre compañías que ya no será por el suelo sino por los aires. Lo estrambótico está posesionándose en nuestras vidas y ojalá no nos deje el viaje al futuro porque cada vez está más cerca de nosotros.

Victor Bergamino Jr. / victorbergamino1@gmail.com