¿CUANDO SEPARAR A UN CACHORRO DE SU MADRE Y POR QUÉ?

Por : Teresa de León

  • El tradicional separa al cachorro de su madre con 2 meses de vida (8 semanas). Los cachorros pueden comer papilla y mamar de la madre hasta las (7 u 8 semanas)
  • Visión más moderna (la que yo recomiendo), separar al cachorro de su madre con 3 meses de vida (12 semanas). Es mejor darle un mes más con su madre

Entre un 40% a 60% del carácter de un cachorro es innato, el resto depende de las primeras experiencias que marcaran el comportamiento del perro adulto, el cachorro ira gravando en el cerebro reglas de afecto, territorialidad y dominio a través de la relación materno filial.

Aprender entre lamidos. La madre enseña a  los pequeños una serie de nociones:

  •  Los lamidos que la madre da a la cría en la zona genital, estimula el acto de orinar y defecar e instruyen al pequeño para que sea él mismo quien limpie su pelaje con la lengua de adulto.
  • El acto de chupar y lamer en busca de alimento, luego le servirá para expresar amistad, amor y sumisión. Un perro que lame la mano de su dueño, le esta demostrando todo esto tambien.
  • La cría alza la pata extendida contra el vientre de su madre, pidiendo mamar. De adulto, será la forma en que establezca un contacto físico, levantará la pata para apoyarla en la pierna de su amo, manifestando su presencia, y en espera de cariño.

Dominio y socialización, Cuando los pequeños ya son capaces de mantener el equilibrio, la perra dará paso a la etapa e juegos; es una etapa para que aprendan ciertas normas sociales.

  • La madre provoca una aparente pelea, luchas, ruidosas e inofensivas que concluyen con el triunfo de alguno de los hermanos. A través del juego competitivo, establece una jerarquía, en la que cada uno asume su posición social, que será la que mantendrá en su etapa de adulto.
  • También lucha con la madre, mordisqueando, tironeando, y ella aguantara las travesuras. Si el muerde muy fuerte; le morderá el cuello y dará una buena zarandeada, muestra de superioridad, y que el mordisco no es aceptable en la relación con sus seres queridos.

La conducta del juego es entre la cuarta y la séptima semana de vida, que empiezan a manifestar lo que se conoce como “el ladrido juguetón”. Ellos pasan más tiempo investigando el mundo que les rodea y dedicados al juego social; son menos horas en alimentarse y dormir.

El desarrollo de los sentidos, en la quinta semana de vida, el cachorro comienza a entender y manejar con soltura las relaciones sociales. Inicia el ataque y zarandeo en el juego, que está ligado al desarrollo de la sexualidad al montarse encima de sus hermanos y empujar.

Avance en la evolución social, con seis y siete semanas de edad los cachorros, a esta edad son capaces de interactuar con objetos, mordisquear el papel o algún juguete. En esta etapa de vida corretea, hace volteretas con sus hermanos, con sus dueños y su madre.

La madre es más severa con los cachorros a partir de las nueve semanas de vida y morderá a los cachorros en el cuello para provocarles cierto dolor y conseguir que cumplan sus normas. Así los pequeños aprenden a obedecer de manera espontánea.

Aprenden disciplina y los parámetros.

Aprenden a no hacer daño mientras juegan.

Aprenden la fuerza del cariño y del contacto físico.

¿Te ha resultado útil este artículo sobre cuando separar a un cachorro de su madre? Si es así, compártelo en tus redes sociales y cuéntanos tus experiencias y tus dudas sobre el tema, más abajo en los comentarios.

Por : Teresa de León / 786.444.6275 / info@dogknowlogy.com