JULIE STAV, LA GUIA FINANCIERA

1.- Descríbenos brevemente quien es Julie Stav

Julie Stav es una mujer como tantas otras que vino de adolescente a Estados Unidos con la ilusión de encontrar el Gran Sueño americano.

2.- ¿Cuéntame de que forma surge tu pasión por lo que haces?

Mi pasión surgió como sucede tantas veces, de la desesperación. A los 34 años de edad, me vi divorciada y con un niño de 4 años a quién quería mantener por mis propios medios. Fue en ese preciso momento que me di cuenta de que yo tenía que aprender cómo hacer que mi dinero comenzara a trabajar por mí en vez de que yo trabajara tan duro por él.

Y,  como cuando el estudiante está listo para aprender, el maestro aparece… me cruzó por las manos un libro escrito por una mujer, Venita Van Caspel, quien, usando simples palabras que me eran fáciles de entender, me mostró que las inversiones en la bolsa de valores estaban completamente a mi alcance y que con muy poquito dinero, yo también podía alcanzar grandes ganancias si estudiaba la forma correcta de hacerlo.

Me dediqué a estudiar todo lo posible y fue así que descubrí que esa puerta a Wall Street , siempre estaba abierta pero nadie nos estaba enseñando cómo entrar por ella. Esa fue mi misión original: ayudarle a otras mujeres que, como yo, no eran tontas pero tampoco querían sacar un doctorado en finanzas – simplemente querían saber cómo trabajar menos y ganar más para que ellas y sus hijos pudieran contar con un mejor porvenir. Existe una gran diferencia entre ser tonta y simplemente estar falta de información.

3.- Madre, mujer y triunfadora, ¿cuál es la clave para lograr el equilibrio entre estos roles?

Como solo existen 24 horas en un día, el ser madre, mujer y tener ambiciones para el futuro que no tengan que contar necesariamente con la compañía de un hombre, es esencial que aprendamos a administrar nuestros centavitos inteligentemente. La clave del éxito no es ser rico por herencia, ni tener los mejores contactos o el más alto nivel de educación. El secreto (que no es en realidad un secreto) es no conformarse con lo que nos trae el destino y tomar riendas de nuestras vidas sin echarle la culpa a las circunstancias. Si las cosas no van como queremos, tenemos que hacer algo para cambiarlas y no esperar que cambien por sí solas.

4.- Haz escrito muchos libros, haz estado en TV y Radio, eres una guía para aplastar  ciertos mitos y varios miedos en el tema financiero y trabajar en una dirección más realista y efectiva.  ¿Cuál es tu recomendación básica para los que empiezan a organizar sus finanzas personales?

En primera, mi recomendación básica es que te hagas el firme propósito de que tu vida va a cambiar (o mejorar) de este momento en adelante y que estás lista (o listo) a pagar el precio que sea necesario para alcanzar tu felicidad. Para eso, tienes que estar dispuesto a tomar un inventario de tu situación actual sin colorear los hechos. Mientras tanto, aprende cómo $25 (que es con lo que yo comencé) se pueden convertir en $1,000 si tienes la disciplina desde aprender cómo hacerlos crecer. Cuando veas que puedes hacer dinero aún mientras duermes, vas a ver qué dejas de tener la tentación de gastar en lo innecesario y te será mucho más fácil administrar mejor tu dinero. Sin un buen incentivo, es muy difícil cambiar nuestros mal hábitos.

5.- En el  2004, se publicó en español el libro Obtenga su porción: una guía a riquezas extraordinarias para el nuevo inversor. Escrita en un lenguaje sencillo y dirigido fundamentalmente a la mujer hispana. ¿Crees que son un segmento de mercado que merece una atención diferente en ese giro?

Ja ja ja, la segunda edición se dirigió a ambos sexos y no solo a las mujeres porque los hombres estaban leyendo y aprendiendo a la par de nosotras.

La razón por la cual yo escribí el primer libor para las mujeres es porque existen muchos mitos que nos mantienen atadas y yo quería romper de una vez por todas esas excusas que aceptamos sin comentarios.     Una de ellas es que vamos a casarnos y nuestra pareja nos va a mantener cómodas y felices para siempre. Nueve de cada 10 mujeres se ven en la situación de tener que llevar sus finanzas por su propia cuenta, ya bien sea por motivo de divorcio, viudez o simplemente porque no nos casamos. Sin embargo, muchas no sabemos ni siquiera cómo entra y sale el dinero en nuestras casas. Tenemos que tomar las riendas junto a nuestros vaqueros y en la mayoría de los casos, ellos mismos lo agradecen. Nadie debe lleva solo el peso de la pareja.

Otro mito es que los números no son femeninos. El dinero es verde, no es ni rosado ni azul.  Yo enseñaba primer grado y definitivamente nunca fui muy amiguita de los números, pero eso no evitó que aprendiera a hacer dinero en la bolsa. Solo necesitas ser amiguita de tu computadora (mi mataburros, como yo le digo cariñosamente) y saber usar una calculadora para sumar, restar, multiplicar y dividir. ¡Ya está!

6.- Muchas veces se dice el dinero no es la felicidad pero ayuda. ¿Qué tan cierto es?

Es totalmente cierto. El dinero no es malo. Es el amor al dinero es lo que nos envenena. El dinero nos ofrece opciones y nos compra el tiempo que nos libera para que podamos ejercer lo que de veras nos apasiona. Cuando te encuentras a alguien que dice que el dinero no ayuda a la felicidad, lo más probable sea que esa persona ya lo tiene.

LA REDACCION