Qué lindo brillas Miami! sede del Abierto de Tenis

Por : Jose Javier Padrón

Pavos Reales de colores, palmeras como si fuera el caribe, campos de Golf gigantescos y sobre todo mucho tenis. Son las vicisitudes que rodean al Crandon Park, en Key Bizcayne, Miami, sede del que llaman el quinto Grand Slam, el Abierto de tenis Miami. Ya que después de los cuatro grandes torneos del circuito tenístico y las finales del ATP Tour jugadas normalmente a finales de año es el evento más importante del calendario del apodado deporte blanco.

Pero esta edición del evento tuvo algunas sorpresas, y no, no estamos hablando de los finalistas del torneo quienes una vez más fueron Rafa y Roger, mismos que siguen disfrutando de su segunda juventud, sobre todo este segundo quien de los 20 partidos que ha jugado en lo que va del 2017 ha ganado 19. Nos centraremos más bien en conocer detalles que hacen de este recientemente nombrado Miami Open el mejor de los torneos ATP MASTERS 1000.

Y es que el evento que en esta ocasión tuvo en su patrocinador principal al titánico banco sudamericano ITAU, genera un impacto económico de 386 millones de dólares cada año. Así mismo, según los organizadores más de 300 mil personas asistieron a la justa durante las casi dos semanas. Audiencia solamente comparada con la del Open del desierto de California. Indian Wells.

Además el abierto fue, sin tomar en cuenta los Grand Slams, el primer evento en ofrecer el mismo premio en metálico tanto para hombres como para mujeres. En la edición de este año Federer y la británica Konta, campeones de la competencia, se llevaron a casa $1,175,500 dólares cada uno por igual y la suma total que alcanzo el torneo en premios fue de casi 14 millones de dólares.

Por otra parte se cumplen 11 años de vanguardia para el torneo que fue el primero del tenis en utilizar el llamado Hawk-eye u ojo de halcón, sistema que utiliza cámaras de alta precisión para dar seguimiento al movimiento de la pelota y que de esta manera los jugadores puedan desafiar aquellas decisiones que parecen dudosas del árbitro. El famoso challenge.

Y para terminar exponiendo la magia que tiene este torneo y esta ciudad habrá que decir que hace 13 años por primera vez aquí se era testigo de la rivalidad que hoy en día continua conmocionando al mundo del tenis. El favorito número 32 en aquel entonces, Nadal, derrotaba al número 1, Federer, por 6-3, 6-3 en la ronda de 32. Y así, entre el buceo, los paseos en bicicleta y el clima tropical de Key Bizcayne empezaba el mayor clásico que nos ha dejado el tenis en las últimas dos décadas.

Lic Jose Javier Padrón / jxavi07@hotmail.com