Amazon compra Whole Foods. Expertos opinan que en 10 años estaremos comprando casi todo por internet.

Amazon, el gigante del comercio electrónico, anunció la adquisición de los supermercados Whole Foods por un monto de 13,700 millones de dólares, según se supo este viernes.

Se trata del último gran movimiento de Amazon y su carismático jefe ejecutivo Jeff Bezos, que transformó la compañía de una pequeña librería en línea en la década de 1990 a un gigante global de venta minorista que ofrece una amplia gama de productos.

Amazon va a utilizar Whole Foods como un laboratorio para ensayar una transformación total del sector de la distribución de alimentos que hasta el momento ha invertido poco en el comercio en línea, agregó.

Whole Food otorga a Amazon la oportunidad de convertirse en un importante actor en el sector de los alimentos sin la necesidad de construir una red física desde cero, estimó Neil Saunders, experto de Global Data.

Whole Foods es la mayor adquisición realizada por el grupo de Jeff Bezos, que en 2009 compró Zappos.com por 1.200 millones de dólares y en 2014 la plataforma de streaming Twitch por 1.000 millones.

Pese a que la gestión de grandes superficies difiere del modelo de venta establecido por Amazon desde sus inicios debido a una complicada logística y enormes costos, el gigante de ventas en línea comenzó recientemente a expandirse en el segmento de los supermercados tradicionales.

Lanzó Amazonfresh, un servicio de entrega de alimentos frescos, abrió hace poco una tienda sin cajeros en Seattle (noroeste) y ensaya un con concepto de tienda en el que los consumidores podrán recoger las compras que ordenaron por internet.

Whole Foods, conocida por la venta de productos orgánicos, continuará operando bajo el mismo nombre y estará liderada por John Mackey, cofundador y presidente de la compañía. El acuerdo, según indicaron, será cerrado en la segunda mitad del año.

“Esto es un terremoto que sacude al sector de la alimentación y también al minorista”, explicó Mark Hamrick a Bloomberg. La publicación que consideró que la compra supone “un paso hacia la dominación de cada parte de la experiencia de compra del consumidor”.

Con esta adquisición, Amazon consigue cientos de tiendas físicas, algo que la compañía de Jeff Bezos ha estado buscando. Además, la cadena de supermercados le ofrece un fuerte conocimiento del sector.

“Amazon claramente quiere estar en las tiendas de alimentación, cree claramente que la presencia física les da una ventaja”, explicó Michael Pachter, un analista de Wedbush Securities Inc a Bloomberg. “Entiendo que la presencia física les da la habilidad de distribuir otros productos más localmente. Por lo tanto, teóricamente podría tener un reparto de cinco minutos”, añadió.

La operación les da presencia, las tiendas pueden expandirse a otros negocios, analiza Tim Ghriskey, de Solaris Asset Management, en declaraciones a Reuters. De acuerdo con la información oficial, la cadena de alimentación continuará funcionando con su marca y el máximo directivo o CEO, John Mackey, seguirá al frente de Whole Foods.