La innovación es la herramienta del vanguardista creativo

Con el pasar de los años la innovación ha sido y será una de las fuerzas más potentes en la historia de la humanidad. Cada una de esas ideas materializadas que alguna vez fueron ideas y que en la actualidad nos rodean, fueron lideradas por una o varias mentes con un objetivo en común: desafiar y cortar la monotonía de lo normal para proponer una idea que podría aventajar a la idea anterior.

Evidentemente, en plena mitad del 2018, es fundamental identificar algunos  factores que han motivado e influenciado la innovación desde algunos años atrás:

De acuerdo a Steve Jobs (1995 – 2011), una idea de negocio para cada proyecto es de vital importancia y su objetivo debería estar ligado a la transformación del mundo mas no a la riqueza. Sin embargo, reconoce que cada idea es diferente y aunque podría obtener una guía durante el proceso es imperativo identificar las oportunidades de impacto y por qué los consumidores o beneficiarios deberían obtener el innovador producto.

Ahora bien, en el siglo XXI pareciera que todo ya está inventado y es entonces cuando el ser humano debe replantear la idea de “innovar” y otorgarle un nuevo beneficio o valor a las cosas. Cabe resaltar que el mundo de la tecnología se encuentra en constante movimiento y en un sinfín de avances que demuestran que la innovación es posible siempre y cuando se logre reconocer que es importante abrir nuevos modelos de mercado por medio de ideas diferentes y novedosas para que la innovación, por sí misma, logre ver la luz.

Por otro lado, ¿por qué es importante innovar? Acá yacen los cimientos para identificar si vale o no vale la pena impactar al mundo con una idea. Si la idea vale la pena, se medirá en la “arena” de la vanguardia tecnológica que presenta, constantemente, retos que deben ser confrontados por mentes audaces, comprometidas y arriesgadas. La idea de que exclusivamente las personas inteligentes pueden innovar debería ser eliminada del colectivo imaginario de la sociedad ya que basta con alimentar un pensamiento, orientarlo y proyectarlo hacia un objetivo concreto para hacer lo que ni la mitad de la sociedad ha logrado conseguir: comenzar a buscar el cambio.

Finalmente, Enrique Dans, Profesor de Sistemas de Información IE Business School y doctor en gestión de procesos de negocio especializado en Sistemas de Información para la Universidad  de California, asegura que el valor de la innovación no está en evitar que te copien sino en conseguir que todos te quieran copiar y es entonces cuando por sustancia y esencia decimos: “Ya había visto algo así, pero este es diferente. ¡Lo necesito y lo quiero!”.