El neuromarketing, verdades y mentiras

La neurociencia y el conocimiento de las reacciones del cerebro ante los estímulos externos están fuera de toda duda, y sus aplicaciones en el campo del marketing son una de las claves que más expectativas generan, surgiendo asi el neuromarketing en 2002 cuando el término fue acuñado por Smidts Ale al establecerse las primeras empresas de neurociencia aplicada al consumo.

La neurociencia ha confirmado algo que ya era conocido: lo que dicen y piensan las personas no siempre coincide, y menos aun lo que dicen que van a hacer y luego hacen, o lo que dicen sentir y sienten en realidad y el marketing por su parte ha buscado siempre descifrar el comportamiento del consumidor. Entonces ¿Qué es el neuromarketing? ¿Qué aspectos del marketing y de la neurociencia usa? ¿Qué mitos hay sobre él?

Neuromarketing como persuasión encubierta: Desde la aparición de esta ciencia han aparecido detractores que han hecho creer al público que el objetivo principal del neuromarketing era explotar el subconsciente humano para realizar una persuasión encubierta a través del lavado de cerebro hacia una marca o producto. Y nada más lejos de la realidad. Así lo explica el Dr. Knight, profesor de neurociencia y psicología en Berkeley: “Sólo podemos medir si se está prestando atención”.

El neuromarketing va más allá de los electroencefalogramas (EEG) y la resonancia magnética funcional (fMRI): Es cierto que el origen de la investigación en neuromarketing se basó en ellos pero actualmente existen otras técnicas como: estudios predictivos de la atención visual basado en el seguimiento ocular o proyectos de realidad aumentada.

El neuromarketing busca la cuantificación del consumidor: El objetivo principal de esta ciencia es tratar de comprender y medir las respuestas del cerebro de los consumidores.

No cualquiera puede realizar neuromarketing: Para realizar un proyecto de neuromarketing hay que tener claro que se trata de una ciencia y que por lo tanto la investigación tiene que estar respaldada por un equipo de asesores científicos y no por una mera creencia.

Para el especialista en Neuromarketing, Jürgen Klaric, esta disciplina es la mezcla de teorías científicas (neurociencias) con el mundo del mercadeo, lo que la convierte en una herramienta poderosa en el diseño de campañas exitosas. Por este motivo el grupo que la trabaja ha tomado ciertas precauciones de tipo ético. Así, contrario a lo que sus detractores creen, el neuromarketing no trabaja con niños (porque su cerebro todavía no culmina la etapa de maduración) ni con productos nocivos a la salud (cigarros y alcohol).

Ello no quita que el neuromarketing haya sido concebido para persuadir a las personas. Para Jürgen Klaric,experto en temas de neuromarketing, si no persuades, no comunicas, no estimulas, no seduces. El negocio radica así en saber qué conecta y qué hace feliz al cerebro, el neuromarketing es básicamente una herramienta para persuadir. Para Klaric persuadir no es malo, es encontrar el link que hace que la gente se conecta con determinado objeto y trabajar a partir de ahí.