El alcoholismo en la 3era edad

¿El alcohol es un tónico o un veneno? La pregunta es especialmente crítica para las personas mayores, pues con la edad disminuye la tolerancia al alcohol, aparecen más enfermedades y las dosis moderadas que antes no eran un problema empiezan a serlo. En resumen: conforme se ganan años, conviene reducir la dosis de alcohol.

¿Ha visto usted alguna campaña que trate de disuadir del consumo de alcohol a jóvenes? Seguro que muchas! ¿Ha reparado en alguna dirigida a los ancianos acerca del peligro añadido que entraña el alcohol para su salud? Probablemente ninguna.

El desconocimiento de las respuestas a estas preguntas puede provocar un diagnóstico erróneo, complicaciones médicas y accidentes que pongan en peligro la vida. A mayor edad las personas son más reservadas a la hora de comentar sus excesos y además los médicos desconfían menos de los ancianos, que de la gente joven. Todo ello, unido a que casi nunca queda constancia escrita de los malos usos del alcohol entre ancianos, hace que el control sobre los adultos mayores sea menor. Factores socio demográficos como ser varón o tener pareja también pueden influir en que una persona mayor abuse del alcohol.

.

Hay criterios que plantean que para los adultos mayores, ”El consumo moderado de alcohol puede estimular el apetito y la nutrición, y reducir el riesgo de algunas enfermedades graves, incluidas las enfermedades cardiovasculares y la diabetes”

Otro tema de interés tratado en la revisión se refiere a las supuestas virtudes terapéuticas del consumo moderado de alcohol. En un estudio detallaban los beneficios y los riesgos para la salud que tiene el consumo de alcohol en adultos de edad avanzada. Los potenciales beneficios para la salud de esta sustancia residen en una reducción del riesgo de padecer enfermedades coronarias, ictus y demencia. Pero, según los autores, estos efectos dependen del perfil del consumidor, que puede no ser bebedor, hacerlo moderadamente o abusivamente, algo que ha sido “poco estudiado”.

Recuerde que muy pocos estudios han incluido a gente de edad avanzada cuando se evalúan los diversos tratamientos para combatir el alcoholismo. No obstante, todo parece indicar que estas personas pueden beneficiarse igualmente de una terapia para reducir su abuso. Aceptar que se es alcohólico es el primer paso para una cura, comentarlo con su médico de cabecera será el inicio de un tratamiento adecuado.

Una copa de vino, o un coctel esporádicamente es bueno y socialmente estimula a los adultos, lo importante es saberlo controlar. Salud!!!