La Soledad

soledadHe leído que los creadores, los artistas, los poetas y los escritores dicen bendita soledad, pero para personas mayores la soledad puede convertirse en un peligro y podrían caer en depresión.

La soledad puede darse dentro de la familia o viviendo solos, todo depende de la comunicación y de cómo lleva la vida esa persona. Los especialistas coinciden en que las personas de la 3ra edad pueden vivir solos siempre y cuando sepan llevar la soledad porque hay una diferencia entre una persona que vive en soledad y una persona que ha decidido vivir sola, se puede vivir rodeado de gente y sentirse solo, ese sentimiento de que no tienes quién te ampare ni te ayude, no tienes a quién hablarle, etc. eso es soledad, estar totalmente desamparado tanto física como emocionalmente.

Hay alternativas para paliar estos sentimientos, una de ellas es asistir a un Centro de día, Adult Day Care, que ofrece servicios especializados enfocados a mejorar la calidad de vida e independencia de los adultos mayores. Las prestaciones de estos establecimientos contemplan trato personalizado digno y amoroso; alimentación balanceada; actividades lúdicas y recreativas como yoga, taichí, gimnasia, pintura, plasticidad cerebral, lectura y musicoterapia.

Recuerde que innumerables estudios han demostrado que las personas con fuertes relaciones sociales son más resistentes a la depresión y la ansiedad, especialmente en sus últimos años y es importante para las personas mayores hacer un esfuerzo para conocer gente nueva. Igualmente se ha demostraron que los adultos mayores que se ejercitan físicamente, incluso si lo hacen hasta los 85 años, viven vidas más largas y saludables, experimentan menos descensos en su calidad de vida, están menos solos y son más propensos a seguir siendo independientes.

El objetivo es que el adulto mayor conserve o refuerce sus capacidades físicas, cognitivas y conductuales a partir de actividades dirigidas por personal especializado en atención geriátrica y lograr que la persona vuelva a sonreír porque cuando  la risa es natural, sincera, auténtica… nos da salud. Si además va unida a una alimentación adecuada, favorece también nuestra salud psicológica y mental y eso nos hace el camino de la vida más llevadero e incluso podemos disfrutar de él porque en él encontraremos también alegría, entusiasmo.