Las Ventajas de ser una “MÁQUINA” Humana

Año tras año, mes tras mes y día tras día, los seres humanos nos hemos visto enfrentados a un entorno y una sociedad tecnológica. No es novedoso afirmar lo anterior. Sin embargo, ¿qué pasa cuando el ser humano adopta y reconoce algunos comportamientos específicos de las máquinas?

Comencemos diciendo que el cerebro es una “máquina”. El génesis de lo que vemos a nuestro alrededor, pasó por una mente capaz y decidida de impactar el momento en el que estaba. Seguramente, aquellos individuos no consideraron que también podrían afectar el futuro a mediano y largo plazo. Inclusive, en la actualidad, gran parte de las ideas vanguardistas, son ideas recicladas, optimizadas y adaptadas a las necesidades.

Ahora bien, considerando lo anterior, las mentes brillantes nos han compartido consejos basados en la experiencia y los resultados de un futuro prometedor:

  1. Cuando enfrentes una situación, concéntrate en identificar cuál es la opción más rápida e impecable para cumplir el objetivo. No siempre es necesario trabajar duro. Algunas veces solo se necesita pensar inteligentemente.
  2. Aprovecha las oportunidades de afrontar un reto siempre y cuando confíes en que tu potencial, determinación y disciplina será más grande que los obstáculos.
  3. Si no trabajas incesantemente por tus sueños, probablemente terminarás trabajando para alguien que no se cansó de luchar por ellos.
  4. Cada quien es libre de hacer lo que guste con su tiempo y sus experiencias. Sin embargo, quien es astuto, reconoce que si en el lugar en el que está es el individuo más inteligente, probablemente esté en el lugar equivocado. Aprender constantemente es una necesidad.
  5. El “ADN” de los soñadores intrépidos podría estar compuesto de (A)stucia, (D)eterminación y (N)ecesidad.

Entonces, los seres humanos no nos quedamos atrás cuando de avanzar se trata. Es posible y lo hemos demostrado. Tal vez no estemos al mismo nivel de las máquinas, pero hemos sido capaces de sobreponernos ante situaciones que generan riesgo o una amenaza para la consecución y realización de un propósito específico.

De por sí, si lo pensamos bien, el ser humano también es una máquina: un procesador absurdamente potente (cerebro), una óptima ventilación y excelente refrigeración (sistema respiratorio), un flujo de líquidos funcionales (sistema circulatorio) y como si fuera poco, una asombrosa receptividad sensorial (sistema nervioso) que nos permite reconocer lo que sucede en el dominio que el ser humano, por certidumbre y convicción, ha decidido conquistar de norte a sur y de oriente a occidente.