El piloto cubano americano Aric Almirola por fin logró su soñada victoria en Talladega Superspeedway.

Aric Almirola, de 34 años y oriundo de Tampa, Florida, había estado muy cerca de la victoria en 2018, pero siempre se había quedado cerca hasta que el pasado 14 de octubre en el Talladega Superspeedway, por fin pudo disfrutar de la celebración en Victory Lane.

Cuando el Ford No. 41 de su compañero de equipo en Stewart-Haas Racing, Kurt Busch se quedó sin gasolina en la última vuelta de la 1000Bulbs.com 500, Almirola aprovechó la ocasión para lograr su primera victoria en la Monster Energy NASCAR Cup Series, desde que había ganado en el verano del 2014 en Daytona, con lo que aseguró su boleto a La Ronda de los 8 en los Playoffs de la Monster Energy NASCAR Cup Series.

Fue su segunda victoria en la máxima serie de la NASCAR y su primera en el Ford No. 10 de Stewart-Haas Racing, y llegó una semana después de que una bandera amarilla en Dover, le arrebató la posibilidad de la victoria.

“Esto es increíble … en Talladega” !, gritó Almirola tras la bandera a cuadros. “Había estado tan cerca tantas veces esta temporada. Cuatro o cinco veces. Siempre pensé que teníamos todo para ganar, pero no habíamos sido capaces de lograr la victoria. Sentía que había decepcionado tantas veces al equipo, pero había tenidos varias oportunidades y no había ganado…

“El año pasado vinimos aquí, una pista que me encanta y gané en la Xfinity Series. Me encanta correr en Talladega, y vine con la idea de darlo todo y si chocábamos, chocábamos, pero si ganábamos …. y ganamos!”

“Fue una carrera increíble para nosotros”, dijo Almirola. “Estábamos comprometidos con nosotros y el equipo y nadie nos pudo tocar. Éramos nosotros contra el resto. Fue impresionante. Estoy orgulloso de haber podido quedar el frente”. El amor de Almirola por el automovilismo comenzó cuando tenía apenas ocho años mientras crecía en Tampa. Su abuelo, quien había emigrado desde Cuba en 1966, tenía una pista de go-karts en Lakeland “y allí fue donde comenzó todo.