ABRIL ES EL MES DE CONCIENTIZACION SOBRE PRIMEROS AUXILIOS PARA MASCOTAS

Cuando tenemos mascotas en casa sobre todo cachorros las probabilidades de que se produzcan accidentes son altas. Cuando el animal es adulto, el riesgo se reduce de manera considerable y vuelve a subir a la vejez.

Por ello es fundamental que los dueños sepamos no solo prevenir y evitar peligros sino también, frente a una emergencia saber cómo actuar. Es posible que tengamos que seguir las indicaciones del veterinario por teléfono para estabilizarlo reduciendo el dolor o controlando la hemorragia antes de llegar al veterinario y nos sentiremos más seguros al hacerlo, si ya nos es familiar el proceso, por lo que es bueno estar preparados, unos minutos pueden jugar un papel importante para sacar del peligro al animal.

Botiquín a mano de primeros auxilios.

Vendas, Algodón, Gasas (para limpiar heridas) Férulas para poder entablillar. Esparadrapo. Goma elástica para torniquetes. Guantes de goma estériles. Tijeras. Termómetro. Pinzas para extraer espinas u objetos de la boca. Solución antiséptica suave y apto para perros, Agua oxigenada, Alcohol.

Golpe de calor, si estuvo mucho tiempo bajo sol o dentro de un carro, hay que actuar rápido ponerlo donde respire aire fresco, darle de beber agua fresca en abundancia (si está consciente), y ayudar a bajarle la temperatura con un ventilador, con unos baños de agua fría o poniéndole toallas húmedas frías (que la temperatura rectal no baje más de los 38 grados centígrados) e ir de inmediato al veterinario.

Quemaduras Si se quema con aceite, con químicos, agua hirviendo o hielo, debemos llevarlo al veterinario inmediatamente. Las quemaduras leves pueden tratarse en casa, limpiando la zona afectada con un antiséptico suave y aplicando una crema o gel calmante, por ejemplo con aloe vera. Si no se dispone de pomada específica, no hay que vendar la zona afectada, porque sería contraproducente.

Heridas, cortes o mordeduras, podemos cortar el pelo alrededor de la herida y limpiemos con mucho cuidado la zona infectada o herida con un desinfectante diluido, suave como clorhexidina, o agua tibia y después aplicarle una crema antiséptica. Si la herida es muy profunda, es mejor consultar al veterinario, sobre todo si no podemos parar la hemorragia o si la herida es grave. Hemorragias. El torniquete se puede hacer con una cuerda, tenemos que aplicar bastante presión cerca de la herida.

Asfixia Si nuestro perro se cae al agua y tiene síntomas de asfixia, tenemos que levantarlo por las patas posteriores para que salga todo el líquido de sus pulmones. Si no respira, se puede intentar reanimarle aplicando presión a ambos lados del tórax. Si todo esto fuera insuficiente, podemos cerrar bien la boca del animal con una mano y la otra mano cerrada sobre los orificios de la nariz soplando a través como si se tratara de un tubo.

Accidentes de tráfico En caso de atropello, tenemos que ver si tiene las vías respiratorias despejadas estirando con suavidad la lengua hacia adelante para eliminar cualquier materia que pudiera impedir el paso del aire. Ante una fractura, con cuidado y suavidad, y evitando los movimientos bruscos e innecesarios, porque por el golpe podría encontrarse en shock y reaccionar de forma impredecible, así que acerquémonos a él despacio y con precaución. Cubrámoslo con una manta (o utiliza una alfombrilla del coche) y llévenoslo al veterinario rápido.

 

Teresa de Leon
786.444.6275