LA CARRERA INTERMINABLE DE JAMES POR JORDAN

Corría el verano del año 2003 y un par de meses después de que Michael Jordan se retirara oficialmente de los Washington Wizard un chico de 19 años, proveniente de la ciudad de Akron, del condado de Summit, perteneciente al estado de Ohio, era reclutado por los Cleveland Cavaliers, con la selección No. 1 del Draft.

Hoy, 15 temporadas después, ese chico acaba de sobrepasar la marca de puntos del que fuera su ídolo de la infancia. Lebron James se ha convertido en el cuarto máximo anotador histórico de la NBA, la mayor liga de baloncesto del mundo.

La comparación con Jordan se hace cada vez más interminable. Por una parte hay que poner en contexto la estadística y decir que “El rey” como le llama a Lebrón, necesitó 117 juegos más para igualar el record de MJ. Aunque por otro lado en el rubro de asistencias y rebotes Lebrón siempre ha estado 2 puntos por encima del promedio.

La diferencia más palpable y por la que muchos aficionados aseveran que no se le puede considerar a Lebron como “el mejor de todos los tiempos” es por el número de finales perdidas. Mientras Jordan llegó a 6 finales y las ganó todas, “el chico de Akron” como el mismo se autodenomina, solo ha podido salir victorioso en tres de las nueve ocasiones que ha estado peleando por el título de la NBA.

El logro del Rey llega, eso sí, en tiempos de extrema convulsión para el equipo de Los Ángeles Lakers. Ya que después de haber empezado muy bien esta temporada el conjunto se ha ido cayendo y se encuentran al borde de una eliminación de los “Playoffs”. Lo cual no le pasaba a Lebron desde hace 13 años.

Sin duda que lo que ha hecho James a lo largo de su carrera es impresionante, su estado físico, mentalidad, trabajo. Pero lo más probable es que a sus 34 años de edad tendrá que seguir buscando argumentos, como solo él lo sabe hacer, para continuar disputándole el título de “GOAT” al gran Michael Jordan.

Jose Javier Padrón
Lic Admón de Empresas