Mi padre

A algunas personas las amamos toda la vida, a otras aun después. En este día de los padres, quiero homenajear a los padres que están y a los que se fueron y en especial recordarte a ti querido padre quedándome con el consuelo de tu inolvidable recuerdo…  cierro los ojos para imaginarme que estas aquí… siento tu olor y descanso porque sé que no te has ido. Acordarme de tu sonrisa y tus besos, del sonido de tu llave cuando llegabas y abrías la puerta, llegaba mi sol, ¡mi padre amado! De tus desvelos cuando me enfermaba…

… y es difícil describir en unas líneas lo que siento porque ya no estás pero tu espíritu está conmigo, te siento en mi corazón y así será para siempre, no quiero llorarte porque te amo, porque solamente se fue una parte de ti, la que podía tocar… cerrando los ojos puedo tocar tu alma, la que no se ha ido, te quiero papa.

Escriben que hay una gran diferencia entre ser un buen padre o un padre bueno.

Un buen padre no siempre es tan bueno como quisiéramos los hijos; el buen padre es estricto, exigente, pone reglas, y no cede ante nuestros caprichos y no significa que sea un padre malo, sino que es un padre responsable que quiere lo mejor para nosotros y lo mejor no siempre llega de la manera más fácil. El buen padre templa el carácter del hijo llevándolo por el camino del deber y del trabajo y crece en años respetado, querido, comprendido.

Un padre bueno hace todo por sus hijos en su intento de protegerlos y demostrarles su amor, privándolos de la capacidad única de hacerse responsables, una habilidad que no se aprende en textos y si en las vivencias naturales de la vida. Por no verlos llorar, o por no pelear con los hijos, el padre bueno deja que hagan lo que quieran y en consecuencia son los adultos que son incapaces de cumplir reglas y carecen de valores comunitarios. Piensa que amar es proteger a sus hijos de las consecuencias de sus actos y sin saberlo cría personas que en el futuro no tendrán conciencia de los mismos.

Como padres, todos quisiéramos ver sonreír a nuestros hijos a tiempo completo, darles todo lo que quieren o desean; pero en la vida real, el secreto es darles lo que necesitan, y empujarlos a ganarse lo que quieren.

Padre amado, a la luz de mis años siento que  fuiste un padre bueno y un buen padre.

Mata Cervino / 786.409.4115 / martaelba30@yahoo.com

Manager en Senior Center Adult Day Care