CACHORROS AGRESIVOS (parte uno)

Por : Teresa de Leon

Muchas veces creemos que nuestro cachorro es agresivo de nacimiento, que es su naturaleza o que se debe a la raza. Hoy hablaremos de los diferentes tipos de agresividad, las causas por las cuales un cachorro pueda volverse agresivo y como solucionarlo.

La agresividad es una conducta prácticamente normal en el perro, la cual, con las herramientas educativas apropiadas, podría ser prevenida. Es indispensable que apliquemos pautas y sepamos como identificar e intervenir en los tipos de agresividad que nuestro cachorro pueda desarrollar.

Agresividad entre machos: Sucede donde convivan dos o más machos. Tienen que ver con las hormonas masculinas llamadas testosterona que inciden las conductas sexuales y agresivas en los machos, volviéndose en los problemas que denominamos de jerarquía. La solución es un cambio en el trato de los roles de perros, dar prioridad a uno sobre el otro para ejercer de dominante, la castración del menos dominante o la inyección de hormonas femeninas, llamadas progesteronas, para aminorar los efectos de la testosterona.

Agresividad entre hembras: Es más complicada para resolver, porque el problema es la jerarquía, y se necesita de un propietario muy dominante que sepa ayudar a las hembras a evitar la confrontación. Aquí no ayuda la castración, porque no es un problema de hormonas, es un problema de dominancia, por eso es tan importante desde cachorros dar un papel más dominante a una, y a otra más sumiso.

Agresividad por dolor: Cuando nos duele algo o alguien nos toca en un sitio donde nos duele, reaccionamos bruscamente para protegernos del dolor. El cachorro hace lo mismo, como defensa el cachorro no dudará en ser agresivo con tal de evitar más dolor. Como propietario averigua el foco del dolor y ponle remedio llevándolo al veterinario.

Agresividad territorial: es el más típico sobretodo en cachorros de naturaleza guardián. Por eso para evitar que se convierta en una conducta problemática (muerde al cartero, a las visitas, etc.) es muy importante la socialización y la educación cuando son cachorros.

Agresividad dominante: es la más frecuente, es muy importante fijar desde muy cachorro el rol de cada miembro de la familia. La familia humana siempre será la dominante, y el cachorro será sumiso, hay que educar hacia la sumisión.

Agresividad por ansiedad: una de las más comunes, se desarrolla en cachorros que no tienen la posibilidad de canalizar la energía mediante ejercicio físico y sesiones de juego. La imposibilidad de canalizar esta energía desarrolla ansiedad y la ansiedad agresividad. La solución: más ejercicio físico y sesiones de juegos.

De una forma u otra, el propietario debe evitar en la medida de lo posible que su cachorro sea agresivo. Conociendo e identificando el tipo de agresividad podrá trabajar mejor hacia la solución de este problema.

En el próximo artículo hablaremos de las siguientes formas de agresividad:

Agresividad por miedo,    Agresividad predatoria y Agresividad por alteraciones fisiopatológicas

Teresa de Leon / 786.444.6275 / animal trainer / info@dogknowlogy.com