EL REACTOR NUCLEAR 2.0 DE LA N.A.S.A. PARA ENVIAR A MARTE EN EL 2022

Por : Victor Bergamino

Con el pasar de los años, se ha identificado la tendencia que presenta el ser humano por superarse a como dé lugar. Hay quienes analizan el entorno para adaptarse y sobrepasar las posibles necesidades que se puedan presentar en un futuro no muy lejano. Sin embargo, todo parece indicar que la curiosidad del ser humano lo ha llevado a conocer más lo que hay afuera de su planeta que dentro de él.

Es por eso por lo que actualmente, la N.A.S.A., una de las entidades más importantes a nivel mundial e histórico, ha realizado un avance en materia futurista. Si bien en varias ocasiones el ser humano ha logrado caminar sobre la faz de la luna, la incógnita de cómo conseguir electricidad en el espacio aún no había sido resuelta… hasta ahora. No es una novedad afirmar el deseo de asentarnos algún día como civilización en algunos planetas del sistema solar. Las naves parecen estar preparadas, cada vez más, para esta gran proeza.

Ahora bien, la energía en el espacio no es fácil de conseguir. La N.A.S.A lo sabe y es entonces cuando planteó la posibilidad de hacerlo a base de reactores nucleares, los cuales ya han sido probados y ahora piensan lanzarlos al espacio. En teoría, es un proyecto de la década de los 60 y fue resucitado hace unos cuantos años. Kilopower, como su nombre lo indica, está diseñado para generar al menos 1 kilovatio de energía eléctrica, es un reactor nuclear que está en la Tierra y se prepara para llegar al espacio. Sin embargo, siendo conscientes que cada kilogramo adicional altera notoriamente el objetivo de la misión, conseguir que este reactor abandone la Tierra y se asiente satisfactoriamente en Marte o cualquier otro planeta con sus aproximadamente dos toneladas de peso, realmente es un problema.

Si bien se han empleados generadores termoeléctricos para conseguir energía, la obtención del calor es muy baja. Así le sucedió al Curiosity Mars que obtenía unos 110 vatios al inicio de su misión y al término de esta, se redujo notoriamente su potencia por el desgaste de plutonio.  La necesidad de una potencia constante no tendría sentido por medio de generadores termoeléctricos, pero sí con el Kilopower ya que, al ser un reactor de fisión, convierte en electricidad el calor generado por la división de los átomos.

Actualmente se han realizado algunas pruebas en la Tierra y el reactor fue capaz de convertir un 30% del calor generado en electricidad, comparado con el 7% que consiguen los generadores termoeléctricos. Como ventaja adicional, sus desarrolladores aseguran que el reactor de autorregula puesto que, si se calienta demasiado, consigue extraer más temperatura y si se enfría demasiado, el núcleo se contrae de forma natural y atrapa más neutrones con el objetivo de causar más colisiones en la división de los átomos.

Finalmente, la N.A.S.A. cree que puede reducir su peso de dos toneladas a una tonelada y media siempre y cuando quiten la parte de la protección del recto, aunque eso implicaría colocar el núcleo bajo tierra para utilizar el material terrestre como protector. Será hasta el 2022 que se logre comprobar su respectiva efectividad.

Victor Bergamino / victorbergamino1@gmail.com