La queja . . .

Por : Daniela Quiroga

La queja es una expresión de que algo nos molesta y es válido quejarse – y algunas veces liberador – pues es una forma de expresar nuestras emociones y pensamientos.

La queja puede tomar dos tonalidades: una que nos permite ver lo que no nos está funcionando para buscar una solución y actuar para transformarlo. Y, por otra parte, cuando la queja es constante y no está acompañada de una propuesta ni una acción, se convierte en una forma de vida, un hábito que nos lleva a un lugar de víctima, a no asumir responsabilidades y tener la mirada enfocada en aquello que no nos gusta. Con esta actitud nos sumergimos en la negatividad y llevamos con nosotros a los que están a nuestro alrededor.

De dónde viene la queja

La queja como expresión que no nos lleva a ningún resultado, es una actitud que hemos aprendido, desde pequeños la escuchamos y empezamos a relacionarnos desde ahí. La convertimos en un hábito para atraer la atención, para tener un tema del que hablar. La queja  también puede nacer como una expresión de nuestras exigencias y falta de empatía, pues queremos que el mundo se comporte desde nuestros propios estándares, sin considerar ni aceptar al otro.

Qué nos pasa con la queja

Vivir en la queja sin solución nos convierte en personas pasivas, en víctimas de la vida sin fuerza ni capacidad para transformar lo que no nos gusta. Nos drena emocionalmente al buscar y reforzar pensamientos negativos. Nos mantiene atados al pasado, al problema.

Tips con Daniqui

Sin embargo, podemos pasar de la queja como” silla de víctima” a la queja como oportunidad de cambiar lo que nos molesta. Aquí algunas opciones para lograr esa transformación:

  • Conócete: Ten claro qué es lo que te gusta y lo que no, date cuenta qué actitud estás teniendo ante aquello que no te gusta, cómo expresas esas molestias, qué haces.
  • Crea consciencia que te estás quejando: observa qué tan habitual es para ti usar la queja y con qué propósito.
  • Entrena tu mirada positiva y agradece: fíjate en tu entorno y rescata todo aquello que te funciona y te genera bienestar.
  • Desarrolla una actitud proactiva: además de expresar aquello que no te gusta, busca soluciones y toma acción para cambiar la situación.

Preguntas desde coaching

Podemos modificar nuestra forma de percibir el mundo.

Con estas preguntas te invito a empezar a desarrollar tu capacidad de transformar tu mirada y tus acciones para generar resultados que te funcionen mejor.

  • ¿Cuál es esa necesidad insatisfecha, sentimiento, frustración, etc. que estás expresando a través de la queja?
  • ¿Cuál es el propósito de tu queja? ¿Para qué expresas esa queja?
  • ¿Qué acciones puedes hacer para cambiar eso que te genera incomodidad? ¿Estás tomando acción?

Queja → Propuesta → Acción

Tú eliges desde dónde quieres vivir.

Daniela Quiroga /d.quiroga.casella@gmail.com