3ra edad. Estoy perdiendo la audición.

Por : Marta Cervino

A medida que nos hacemos mayores las células ciliadas del oído interno comienzan a morir. Esto nos ocurre a todos.

La pérdida de audición es una disminución pronta o gradual de la capacidad para oír. Es uno de los problemas de salud más comunes que afecta a los adultos mayores y ancianos. Aproximadamente una de cada tres personas de 65 a 74 años tiene algún nivel de pérdida de audición. Casi la mitad de las personas mayores de 75 años tienen dificultad para oír.

Los problemas de audición pueden ser graves. Lo más importante que puede hacer si piensa que tiene un problema de audición es buscar ayuda profesional.

Hay muchas maneras de hacerlo. Puede comenzar con su médico de cabecera, un otorrinolaringólogo, un audiólogo o un especialista en audífonos. Cada uno tiene entrenamiento y experiencia diferentes.

El tratamiento dependerá del nivel de su pérdida de audición, por lo que algunos de los tratamientos le funcionarán mejor que otros. Hay un número de aparatos y ayudas que pueden mejorar la pérdida de audición. Estos son los más comunes:

Los audífonos son aparatos electrónicos que se usan en el oído o detrás de la oreja. Hacen que los sonidos sean más fuertes.

Los implantes cocleares son pequeños aparatos electrónicos que se implantan en el oído interno mediante una cirugía. Ayudan a darle una sensación de sonido a las personas que están profundamente sordas o que tienen problemas severos de audición.

Los aparatos de ayuda para la audición incluyen dispositivos de amplificación para el teléfono fijo y los teléfonos celulares, aplicaciones para el celular inteligente (“smartphone”) o la tableta, y sistemas de circuito cerrado (bucles de bobina de inducción) en los lugares de oración, teatros y auditorios.

La lectura de labios o la lectura del habla es otra opción. Las personas que usan este método ponen mucha atención a los demás cuando hablan, observando cómo la persona que está hablando mueve la boca y el cuerpo.

Cuando se tienen problemas de audición, puede ser difícil entender y seguir los consejos del médico, responder a las advertencias y oír los timbres y las alarmas. También puede ser difícil disfrutar de las conversaciones con amigos y familia. Todo esto puede ser frustrante, vergonzoso e incluso peligroso.

Trabajar juntos para que usted pueda oír mejor puede ser difícil para todos durante un tiempo. Tomará tiempo para que se acostumbre a ver a las personas cuando le hablan y para que las personas a su alrededor le hablen más alto y más claramente. Tengan paciencia y sigan trabajando juntos. Poder oír mejor vale la pena el esfuerzo.

Marta Cervino / CEO Senior Center Adult Day Care / martaelba30@yahoo.com