Los líderes emocionales

Por : Daniela Quiroga

El buen liderazgo despierta emoción, particularmente emociones positivas, y para ello, los buenos líderes se comprometen conscientemente a desarrollar y poner en práctica sus capacidades emocionales – su inteligencia emocional.

El autoconocimiento es la base de la inteligencia emocional. En la medida en que la persona es capaz de identificar sus propias emociones y de reconocer el impacto que ellas generan en su propia vida, en la vida de los demás y en su ambiente, la persona puede gestionarse a sí misma. Para esto es fundamental que pueda reconocer sus fortalezas y debilidades, y confiar en que es capaz de gerenciarse a sí mismo, de comunicar genuinamente sus emociones, creencias, errores y acciones, adaptándose a los cambios y las incertidumbres. Además, la empatía y el manejo de conflictos permiten al líder guiar y motivar a un grupo para generar resultados extraordinarios.

El líder emocional no se refiere exclusivamente al dominio organizacional, podemos ser líderes en nuestra familia, nuestro grupo de amigos, nuestra comunidad y demás espacios donde queramos generar un impacto positivo.

Tips con Daniqui

Las capacidades emocionales – inteligencia emocional – son habilidades que están al alcance todos aquellos que se comprometen consigo mismos. Este proceso de aprendizaje lo podemos desarrollar y reforzar individualmente, aquí algunas opciones para emprender este camino:

  • Autoindágate: Pregúntate día a día cómo te sientes en ese momento.
  • Reconoce cómo eres en realidad: Observa tus propias acciones.
  • Pide retroalimentación: algunas veces nos resulta difícil reconocer nuestros patrones de comportamiento, nuestras reacciones y respuestas a diferentes emociones. Pregunta a tu alrededor ¿qué pueden estar viendo los otros que yo no he visto? ¡Ojo! Recuerda que es la interpretación de los otros, no es necesariamente la verdad, sólo lo que ellos están viendo desde afuera.

Cambiar los hábitos es un proceso que requiere consciencia, energía, perseverancia, compasión y esperanza pues implica desaprender lo que por años hemos venido haciendo.

Daniela Quiroga Casella

d.quiroga.casella@gmail.com /       Redes sociales @dquirogacoach