ADIESTRAMIENTO vs EDUCACION CANINA ¿Cuál es la diferencia?

Por : Teresa de Leon

Actualmente el adiestramiento y educación canina genera mucha confusión y debate, incluso en el ámbito profesional.

Para que la convivencia sea satisfactoria, es elemental la adaptación del can con su entorno y establecer una buena vinculación entre dueño y perro, entre otras metas. Esto se logra ofreciendo una buena educación y adiestramiento canino.

Educación canina se refiere al comportamiento; enseñamos al propietario un conjunto de técnicas, conceptos y sistemas de aprendizaje cuyo objetivo es que su perro tenga una conducta aceptable “en la sociedad”. Este entrenamiento incluye:

1.- Adaptación del perro al grupo social al que pertenece (buena relación con miembros de la familia, personas ajenas, congéneres y otros animales) para lograr una convivencia sana y satisfactoria.

2.-Control de las emociones del perro al relacionarse con diferentes estímulos de su entorno (aparte de personas y animales, objetos, olores, sonidos, etc.) para poder convivir con ellos y que estos no modifiquen su conducta negativamente.

3.- Conocimiento del lenguaje canino, de las necesidades del perro, para lograr que el animal entienda lo que queremos (comandos) y conseguir una relación de cooperación y equilibrio entre las necesidades de ambos

Adiestramiento canino se refiere a la obediencia; el adiestrador se esforzará por entrenar al perro para que sea capaz de realizar ejercicios o habilidades concretas; ejecutar órdenes y objetivos muy específicos. Existen adiestramientos básicos, intermedios y avanzados, la diferencia está en que cada uno implica un nivel de obediencia de los comandos superior:

  1. Obediencia básica a nivel “particular” (casera) Enseñamos al perro una serie de palabras relacionadas a acciones y a obedecer comandos básicos (acudir al VEN, caminar JUNTO sin tirar de la correa, etc.), El objetivo es facilitar el manejo dentro y fuera de casa. Prácticas con y sin correa, con distractores, en interiores y exteriores.
  2. Terapia de re-educación o programa de modificación conductual del animal También es parte fundamental porque son aplicables a la vida cotidiana; es entonces cuando el adiestramiento y educación complementan.

Queda claro que adiestramiento y educación no son exactamente lo mismo; de hecho, un perro puede estar perfectamente adiestrado, pero nada educado; al contrario, un perro puede estar muy bien educado, pero no estar adiestrado. Veámoslo mejor con este EJEMPLO: un perro que ejecuta a la perfección órdenes como tumbado, sentado, junto,… cuando el dueño se lo ordena es un perro bien adiestrado; pero si luego resulta que  se pelea con los demás, salta sobre la gente, demanda atención continua, come todo lo que encuentra, pasea tirando de la correa,… podría decirse que se trata de un animal maleducado (no tiene un comportamiento socialmente aceptable). Ambos conceptos, que suelen usarse de forma indistinta, no son lo mismo, aunque están directamente relacionados y en la práctica deberían complementarse entre sí.

Teresa de Leon / 786.444.6275 / info@dogknowlogy.com