3ra edad. No dejes de sonreir!

Una de las cosas que pueden contribuir en el buen estado de la salud y anímico de la tercera edad es potenciar su felicidad, su alegría y su dicha por seguir viviendo.  Reírse es un acto de naturalidad y espontaneidad.

A lo largo de la vida, desde que se nace hasta que muere, las personas siempre se han reído de igual modo que se anda o se come, sin embargo cuando se llega a la edad adulta, las personas mayores ríen muchísimo menos. Un niño es capaz de reír unas 300 veces de media al día, un adulto tan solo lo hace de 15 a 100 veces diarias.

A pesar de que la risa no puede hacer desaparecer la enfermedad, sí que está demostrado que el estado de ánimo del enfermo puede contribuir a la curación de la dolencia.

En el momento que una persona empieza a reír se activan 430 músculos a la vez, los pulmones trasladan 12 litros de aire, cuando lo normal es que solo mueva 6, y en consecuencia el corazón se fortalece porque se intensifica el riego sanguíneo.

No hay que olvidar, que el sentido del humor y la risa disminuye el estrés y la ansiedad, lo que convierte a las personas más positivas y proactivas a la hora de solucionar sus problemas.

A través de la risa se liberan endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad, que son las encargadas de que las personas se encuentren en un estado de bienestar y placer que les ayudará a afrontar la vida de manera distinta.

Un famoso geriatra español decía que “Se comienza a envejecer cuando se deja de reir” y es que hacerlo, repercute positivamente en nuestra salud, disminuyen las tensiones que solemos acumular en las cervicales y en la columna vertebral. Al reír, el diafragma se moviliza y ayuda a mejorar la función respiratoria; más aún, la risa mejora los estados fisiológicos del organismo y nos afecta favorablemente desde el punto de vista psicológico; una buenas carcajada despeja la nariz y el oído y activan nuestras glándulas lacrimales; el buen humor oxigena nuestros pulmones y la piel.

El buen humor ayuda a mantener un buen equilibrio físico y psíquico, a conseguir una gran serenidad de espíritu, a reducir la ansiedad, el estrés, la depresión y a aumentar la creatividad y el optimismo.

Esta será tu tarea cuando visites a tus mayores de edad , llevarles historias, chistes y cuentos que les hagan reír y los ponga de muy buen humor,  ganaran años y podrás disfrutarlos por más tiempo.

Marta Cerviño / 786.409.4115  / martaelba30@yahoo.com / CEO Senior Center Adult Day Care