fbpx

Mexico y Horacio Franco con su magistral flauta de pico

Justo acabo de realizar mi visita número 12 a la ciudad de México. Me sobran poderosas razones para hacerlo y entre ellas el placer;  es una ciudad que siempre me ofrece algo nuevo y aunque he hecho la clásica lista de viajero que ha tenido hasta 100 sitios para visitar aun regreso y encuentra novedades.

Resulta que hay una tendencia a hacer un corredor gastronómico en la colonia Roma Norte, cada vez son más en variedad y cantidad las opciones y por supuesto encuentras diversidad en nacionalidad, estilos y precios. Pues visitando una de esas opciones el restaurant Gardelia de estilo argentino situado en Alvaro Obregon me encuentro con el famoso flautista mexicano Horacio Franco, un personaje muy controvertido y del cual quiero contarles por si algunos de ustedes no lo conocía y no ha tenido el placer de escucharlo no pierda la oportunidad.

Con una historia que pareciera de telenovela este niño de 11 años, procedente de una familia humilde   hizo un descubrimiento doble,  uno fue acerca de su sexualidad, se dio cuenta que era homosexual y el otro fue a través de la interpretación de una niña de su escuela quien toco al piano algo de Mozart era la primera vez que escuchaba esa melodía pero fue un impacto para él y marco la pasión del resto de su vida.

Los demás ha sido esfuerzo, disciplina y dedicación, como dijera en una entrevista hecha al recibir uno de sus tantos galadornes, no basta con tener pasión y talento , hay que estudiar, prepararse, aprender las técnicas y una vez que mezclas todo eso , es que realmente puedes llenar un auditorio.

A la par de sus éxitos como músico y compositor ha sido un luchador incansable en pro de los derechos de los homosexuales y de la gente pobre, le molesta el clasismo y el racismo, por lo que cual es reconocido y admirado.

Su actuar irreverente, su falta de convencionalismo y su nadar contra la corriente ha dicho que es su manera de encontrarse a sí mismo. Optó por una imagen provocadora, considera el estereotipo es una de las cuestiones que más daño le han hecho a este planeta y le gusta ser el mismo para la gente que lo admire.

Lo cierto es que Franco ofrece un promedio de 150 conciertos al año, en el que integra música clásica, popular y tradicional. Atiende por igual presentaciones en salas de concierto connotadas como en escuelas o plazas públicas y sin duda es un privilegio poder asistir a cualquier de sus presentaciones y para mí lo fue estrechar su mano , darle un beso y expresarle mi admiración

DELIA FERNANDEZ  – editora en jefe