Las Expectativas y sus Abismos

Por : Mariana Carles El día que conocí personalmente a Oliver, ya traía conmigo una carga emocional importante, además de ficticia, que no me dejaba pensar claramente. Llevábamos meses hablándonos por mensajería de texto, y por videollamadas, en las que por su puesto sólo mostramos lo más bonito de cada uno. Éramos dos humanos completamente imperfectos cayéndose a medias mentiras, a través de una era digital perfecta. En cada Skype lucía mi mejor maquillaje, usaba suéteres que cubrían mi cuello entero para que no notara, tan pronto, mi medio siglo…

Read More